martes, 31 de diciembre de 2013

El Cactus Azul

Sentaos. Poneos cómodos. Me gustaría contaros una historia. Una historia especial, atípica; pero no por atípica menos plausible y, por supuesto, no por plausible menos increíble.

Esta es la historia del Cactus Azul.

Existió una vez, hace no mucho tiempo una Mammillaria vetula ssp gracilis cv Arizona Snow Cap, Mammillaria Snow Cap para los amigos. Para los amigos lejanos, muy lejanos, un cactus. 

Este cactus tenía algo especial, no era un cactus cualquiera, tenía algo que le hacía diferenciarse del resto. Su color; este cactus tenía unas púas del color del cielo, azul radiante. Al crecer y madurar el cactus, estas púas cambiaban de color mágicamente, tornándose en un blanco tan brillante y puro como la nieve. 

Cuenta la leyenda que este tipo de cactus solo nacen en rincones insospechados, bajo unas condiciones climatológicas  y ambientales extremas que le dan este aspecto tan inusual. Siempre habrá gente sin magia que te dirán que son simples cactus teñidos. - Como consejo: procura no permanecer cerca de este tipo de gente más tiempo del estrictamente necesario o te contagiarán y harán desaparecer tu magia - . 



Una leyenda paralela contaba, también, que quien tenía uno podía pedir un deseo por cada púa que arrancase. Como no podía ser de otra forma, existía la contra-leyenda a la leyenda mencionada, que decía que quien tocase una de las púas de este majestuoso cactus sufriría un intenso dolor que no cesaría hasta desprenderse de tan bella planta. - En este caso, no solo se procederá a actuar de la misma forma que en el caso de la contra-leyenda anterior, si no que se aconseja interactuar siempre que se tenga la oportunidad con cualquier ser vivo procedente de la naturaleza, sin dañarlo, se entiende. Jamás podrá pasar nada malo - . 


El destino quiso que en una pequeña floristería de un pequeño pueblo se encontrase uno de estos raros ejemplares. . El tendero era una de esas personas sin magia ni ilusión, que creía que lo que tenía no era más que un vulgar cactus pintado. 


Un buen día, una bella chica pasó por delante de esta floristería quedándose ensimismada observando el precioso cactus azul. Llamadlo capricho o amor a primera vista, pero la chica pudo resistirse a hacerse con él, sin saber el misterio que guardaba. 


Ella sabía ese cactus tenía algo especial, no era su color, era algo más que no alcanzaba a comprender ni explicar. Podía pasarse horas y horas contemplando sus púas, tocándolas y sintiendo la energía que desprendía. 

Pasaron los meses y esta chica seguía tan intrigada e ilusionada con su Mammillaria como el primer día. De repente, algo empezó a cambiar en el cactus; sus púas crecían y parecían cambiar de color. Unas nuevas púas de un color blanco intenso se abrían paso a través de las ya antiguas púas de color azul que hicieron a la chica fijarse en aquel cactus. 


Todo empezaba a tener sentido, la chica no sabía qué era cuando lo consiguió, pero sabía que no era una planta cualquiera. Tras una intensa búsqueda, encontró algo que hacía que todo tuviese un significado. Encontró la leyenda del famoso cactus azul. 


De esta forma conoció el poder que tenía de conceder un deseo por cada una de sus púas. Pero ella no podía hacer eso, no quería dejar a su cactus sin aquello que le hacía tan especial, aquello que ella sabía que existía y que no quedaba tan solo en su apariencia. 


Finalmente, la chica decidió pedir un único deseo para lo más profundo de su ser. Sin arrancar una sola púa del cactus, deseó que aquella planta de la que se enamoró perdurase durante el resto de su vida, con la misma magia y la misma fuerza que un día la hicieron posar su dulce mirada sobre él. 









domingo, 15 de diciembre de 2013

Beltxa busca hogar

Saludos a los lectores.
Hoy me gustaría presentaros a alguien muy especial. A quien veis aquí es a mi nueva amiga Beltxa, recién abandonada.

Os pondré en situación para que conozcáis su historia y espero conocer vuestras opiniones, porque no sé hasta qué punto he sido cómplice del abandono.


Allá por agosto, me llegó el caso de la perrita que os he presentado, Beltxa. Comprada hace 12 años. Beltxa ha vivido hasta hoy en una casa con la que, hasta hoy, ha sido su familia.

Aunque todo iba bien, la situación en el hogar cambió hace cosa de cuatro años, cuando un nuevo miembro (humano) se unió a la familia. Hasta ahora había escuchado muchas veces la típica excusa de que al llegar un bebé a la familia, ésta no podía hacerse cargo del perro/gato. Esta excusa podría dar para una nueva entrada (no lo descarto). Sin embargo, la excusa que me han puesto esta vez no la había escuchado nunca.


Al nacer la niña algo cambió en la cabeza de la mamá y, atención, le empezó a coger asco a la perrita. A partir del nacimiento de la nena que, por supuesto, no tiene culpa de absolutamente nada, esta familia empezó a desatender a Beltxa, descuidando desde su higiene hasta su espacio vital en la casa, hasta quedar éste reducido a la entradita de la casa. 


Cuando recibí el aviso de esta perrita, la situación era insostenible. Esta familia tenía cita en el veterinario para sacrificarla al día siguiente. Todavía no sé qué es más sorprendente, si tener el valor de llevar a sacrificar al que ha sido tu compañero y amigo fiel durante 12 años, o que existan veterinarios dispuestos a cumplirlo.

El caso es que se intentó invertir la situación, ofreciendo ayuda de personal especializado, diferentes posibilidades para que la perrita no fuese sacrificada ni abandonada, pero finalmente la situación en la casa no cambió. 

Ayer por la mañana, aún con el sentimiento en contra de la nena pequeña que, con más criterio que más de un adulto, se negaba a abandonar a su amiga perruna, esta familia me cedió a Beltxa. Es muy complicado explicar todo lo que se te pasa por la cabeza en ese momento. 

Obviamente no quise entrar en discusiones con aquella familia, creo que lo primordial es salvar la vida de la perrita y, con alguien que tiene como primera opción el sacrificio ante un problema como este, era mejor no jugársela hasta tener a Beltxa a salvo con nosotros. 

La despedida fue fría y dura, supongo que no existe otro tipo de despedidas en cuanto al abandono de un amigo se refiere. La familia se montó en el coche, sin ella. Mientras, Beltxa miraba extrañada la escena, tirando para subir al coche con la que hasta entonces había sido su familia. 

Se acabó, o quizás tan solo no había hecho más que empezar, su nueva vida, la vida que realmente se merece. 

Desde ese momento nos pusimos en marcha para cambiar el destino de esta nueva amiga, de carácter bondadoso y leal. Después de un tratamiento de belleza de emergencia (he llegado a ver animales abandonados recogidos de la calle en mejor estado que Beltxa) cortesía de la Peluquería Canina Huellas de Getafe, Beltxa marchó a su nuevo hogar temporal, de acogida, esperando una oportunidad para ser adoptada definitivamente y recibir el cariño que se le ha negado todos estos años.


Tras toda esta aventura, me preocupan tres cosas: 

- Beltxa, quiero para ella la mejor casa del mundo para que pueda recuperar el tiempo perdido. Para ello, todo aquel que esté interesado no tiene más que ponerse en contacto conmigo (vía comentario en blog o redes sociales).

- La nena de esta familia me preocupa por dos cosas. En primer lugar por el ejemplo que ha recibido y cómo lo pueda gestionar. Puede que haya aprendido que lo más sencillo es abandonar o deshacerse del problema, aunque ese problema tenga corazón y se mueva. O puede que, a pesar de su corta edad, haya tirado de su propio criterio y haya aprendido lo que no hay que hacer. Quiero creer que habrá ocurrido lo segundo. De momento me consta que es quien peor lo está pasando con esta situación. 

- Por último, me gustaría saber qué opinión os crea esta historia. ¿Es defendible la decisión de esta familia? ¿Hasta qué punto es admisible ayudar a esta familia a desprenderse del animal? ¿Hubiese sido mejor dejar que siguiesen adelante con su decisión de sacrificar a la perrita y que cargasen con la culpa el resto de su vida? ¿creéis que realmente tendrían este sentimiento de culpa?¿Les hemos ayudado a limpiar su conciencia porque finalmente no la han sacrificado y ahora está en una casa de acogida?

Muchas son las dudas que se me vienen a la cabeza con todo esto. Como he dicho, me gustaría que me dejaseis en forma de comentario vuestra opinión y, 
por supuesto que compartáis esta entrada para buscarle a Beltxa una casita definitiva. 

Muchas gracias de antemano a todos. 

Nos leemos pronto.